• Inicio
  • Novedades
  • Noticias
  • Agenda y Concursos
  • Revista impresa
  • Edición digital para suscriptores
  • Suscripción

Vie11162018

Última actualizaciónMié, 14 Nov 2018 9am

Back Usted está aquí: Inicio Noticias Noticias Noticias el mundo 150 años de fotografías documentales alteradas o posadas

150 años de fotografías documentales alteradas o posadas



Hasta el pasado 15 de agosto se ha podido ver en el Centro Documental del Bronx (Nueva York, EE. UU.) la exposición 150 años de fotografías documentales alteradas o posadas.

Los que no pudimos desplazarnos a Nueva York a disfrutar de esta exposición, podemos verla todavía en línea.

La exposición explora imágenes controvertidas del fotoperiodismo y la fotografía documental. Fotos que se han falsificado, manipulado o bien se trata de posados. Desde los primeros días de la fotografía, una pequeña cantidad de fotógrafos y editores han engañado al público. Otros han cometido errores de juicio y elaboración. Los regímenes han utilizado imágenes modificadas como propaganda. Esta exposición examina los casos más destacados y la ética que conlleva la práctica de la fotografía documental.

Las fotografías documentales y el fotoperiodismo deben ser representaciones exactas de la escena ante la cámara del fotógrafo, sin alteración alguna. Si el público ha de tener fe en la integridad de la imagen que tiene delante, y por extensión en los medios de comunicación, las imágenes se deben captar y publicar de manera directa. En términos generales, las alteraciones fotográficas en esta exposición se dividen en tres categorías.

Puesta en escena: los fotógrafos no deben dirigir al sujeto o utilizar su presencia, cámara en mano, para alterar de manera significativa un hecho. La historia se debe desarrollar en tiempo real, no de acuerdo con los deseos del fotógrafo. Los retratos son la excepción a esta regla y deben estar claramente identificados como tales. No se paga al sujeto: si se hace, se cambia radicalmente la naturaleza de la recopilación de información y se destruye la capacidad de captar la realidad.

Retoque: ajustes con posterioridad a la toma, ya sea en el cuarto oscuro o con Photoshop, se debe usar en general sólo para representar con precisión la realidad de la escena. Por ejemplo, para iluminar un aclarar u oscurecer una foto tomada al atardecer. Nunca se deben añadir objetos o agregar o quitar cualquier cosa de la imagen con posterioridad a la toma.

Pies de foto: el contexto en el que se muestra una foto —la información publicada con ella— es a menudo tan importante como la propia imagen, a veces más. ¿Importaría que la foto icónica de Robert Capa de la Guerra Civil española no se hubiese tomado cuándo y dónde dice el pie de foto? Para la historia y para el espectador sí, importa mucho.

Después de la Segunda Guerra Mundial, surgió un código ético entre los fotógrafos. Editores de fotografía expertos, atentos a los signos de manipulación, estudiaban minuciosamente los negativos y las hojas de contacto. Hoy en día, con la reducción de costes en los medios de comunicación, se han despedido editores de fotografía y fotógrafos de plantilla a miles. Los han sustituido, en gran medida, muchos fotógrafos independientes, en algunos casos sin capacitación y siempre mal pagados, con el sumo poder de alterar una escena con el mero clic de del ratón. Editores con poca o ninguna experiencia fotográfica suben imágenes a la web en cuestión de segundos. Las empresas, campañas políticas y regímenes de todo el mundo inundan internet con fotos trucadas o falsas. Un nuevo aluvión de imágenes alteradas se presenta al público, nos enfrentamos a una crisis de credibilidad.

De todo ello versa esta exposición, que se puede ver, junto con diversos vídeos, en: http://www.alteredimagesbdc.org